Cómo saber si tengo miopía y astigmatismo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
5/5

La miopía y el astigmatismo son dos de los problemas de visión más comunes a nivel mundial. Si bien muchas veces se puede tender a la confusión, debido a que sus síntomas pueden percibirse como similares, lo cierto es que se trata de dos afecciones diferentes, pero que pueden presentarse al mismo tiempo.

¿Qué es la miopía?

La miopía se manifiesta cuando el paciente ve de forma borrosa lo que se encuentra más alejado de él, pero de cerca se ve con claridad. Esto se produce cuando la luz enfoca delante de la retina, en lugar de hacerlo sobre ella. Es por ello que una de las formas de detección más comunes, es que la persona se acerque mucho a los objetos para poder verlos con mayor nitidez.

La miopía puede ir aumentando con la edad, pues se encuentra asociada a factores como el crecimiento del individuo.

¿Qué es el astigmatismo?

Por otra parte, el astigmatismo es un defecto que provoca que las imágenes se enfoquen sobre la retina de forma distorsionada, afectando a la visión de cerca y de lejos.

Algunos de los malestares suelen manifestarse por el esfuerzo que realizan los músculos del ojo para enfocar bien. Los síntomas son: tener problemas para ver detalles de objetos que estén cerca o lejos, ojos rojos, dolores de cabeza y ver objetos distorsionados.

El astigmatismo está ligado a la genética del individuo, no obstante, en algunos casos también se puede provocar a partir de un trauma, enfermedad o determinadas operaciones.

Ante cualquier síntoma de los mencionados anteriormente, así como cualquier problema de la visión, le invitamos a contactarnos. En Clínica ISV tenemos a su disposición  un equipo de especialistas que podrán resolver cualquier duda que tenga al respecto, así como sugerir el mejor tratamiento.

Finalmente, para saber si tengo miopía y astigmatismo, es necesario estar atento a los síntomas mencionados. El tratamiento básico es el uso de lentes correctivas, pero también existe la posibilidad de acceder a algún tipo de cirugía que permita corregir el defecto del ojo. Todo dependerá del grado en que aparezcan y del resultado de los exámenes.