Nuestros ojos como ventana al cuerpo: El efecto del corazón en la salud visual

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
5/5

Conocido es el dicho que se refiere a los ojos como la ventana al alma. La verdad es que la expresión no resulta tan errada si nos referimos a ellos como un gran indicador de nuestra salud corporal.

Un completo examen oftalmológico realizado a manos de un médico oftalmólogo, puede determinar un problema de vista común o la presencia de una patología mayor, incluso proveniente de otra parte de nuestro cuerpo y que está afectando indirectamente nuestra salud visual.

¿Cómo afecta el corazón a la salud de nuestros ojos?

El correcto estado del sistema circulatorio es fundamental para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, dentro de cuyos órganos principales está el corazón. Justamente es este músculo vital el que puede evidenciar complicaciones a través de nuestros ojos.

Un chequeo adecuado, con dilatación de pupilas y la posterior observación del ojo a través de ellas, puede entregar pistas sobre el bloqueo de capilares o arterias que impidan la irrigación de sangre a la retina.

No existen dudas de la conexión que sostienen los ojos con nuestro sistema cardiovascular. Más bien un síntoma que una enfermedad en sí misma, la Amaurosis Fugaz es la pérdida temporal de la visión en un ojo producto de la ausencia de circulación de sangre en la retina. Si bien este cuadro puede ser ocasionado por diversas causas, la más común es la presencia de un coágulo sanguíneo o trombo de grasa en una arteria del ojo, lo que se debe principalmente a enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta y colesterol elevado.

Tanta es la conexión de nuestros ojos con el corazón, que en la reunión anual de la Sociedad Europea de Cardiología de 2012 en Munich, Alemania, científicos demostraron cómo la circulación de la retina se ve alterada por episodios de hipertensión, especialmente en pacientes sin tratamiento.

Hemorragias subconjuntivales, accidentes de trombosis de vena o arteria retiniana y muerte del tejido, son parte de las consecuencias que puede traer a nuestros ojos el descuido de trastornos en nuestro corazón y sistema circulatorio, una relación que continúa siendo investigada por científicos a nivel mundial.